Espacio de Arte
Exclusivo para integrantes de la Formación y graduados

A Cargo De: Daniela Roldán
Modalidad: Encuentros Zoom - No arancelados
Fecha: Todos los Viernes a las 18:30
Arancel: Libre y gratuito

Cuidado de sí, cuidado del mundo

“Érase una vez, cuando las mujeres eran pájaros, la simple comprensión de que cantar al amanecer y cantar al atardecer era sanar al mundo a través de la alegría. Los pájaros aún recuerdan lo que hemos olvidado, que el mundo está destinado a ser celebrado.” Terry Tempest Williams.

La propuesta es ahondar en lo Sagrado en la vida cotidiana, nuestra vida como entrega, como ofrenda amorosa para “sanar al mundo”.

Cuentos, canciones, textos, poesías, imágenes serán los disparadores que nos permitirán expresarnos creativamente, dar forma a los símbolos que nos ayuden a recordarnos y a recordar que la vida ha de ser celebrada.

No requiere conocimientos de técnicas plásticas ni materiales especiales.

Los Símbolos del Invierno

El invierno, con sus paisajes despojados donde nada sobra, tan opuesto a la exuberancia del verano, nos proporciona una rica simbología para nuestro trabajo interior.

Durante milenios los seres humanos celebraron el solsticio de invierno, el retorno lento pero seguro del sol. Conocedores de los ritmos de la naturaleza entraban en sintonía con la energía invernal y juntos con los animales y las plantas se replegaban para descansar y reponer energías vitales.

Sabían que bajo la tierra, en su oscuridad y su silencio, la vida esperaba confiada su renovación.

Luz y oscuridad, muerte y renovación, silencio y espera, transformación… durante los próximos encuentros estaremos trabajando con estas imágenes para ir encontrando en ellas algo de lo que su profundo significado tiene para brindarle a nuestro camino de autocononocimiento y crecimiento interior.

El tiempo del brote

En el morir está la vida resurgiendo, tierra adentro.
Vemos en la primavera el tiempo del brote, pero este tiempo es anterior al brote que vemos.
Lo que es arriba antes fue abajo.
Lo que es en la luz antes fue en la oscuridad.
Lo que es visible hoy antes fue invisible.
Lo que es palabra antes fue silencio.
En el solsticio de invierno cuando el sol alcanza su instancia máxima respecto de la tierra y comienza su lento regreso se inicia el tiempo del brote, un viaje interno que comienza en la raíz.
El viaje del brote comienza tierra adentro, en el silencio de la noche más larga, allí la vida se renueva.,

La semilla espera en el interior de la tierra, durante la larga noche invernal, que llegue el momento de salir a la luz.
Su viaje se inicia en la oscuridad y el silencio de la tierra.
Desde afuera pareciera que nada ocurre… cuando nada parece pasar está ocurriendo la transformación.
En la superficie hay un trabajo para hacer. Las hojas de los árboles caen, primero son una alfombra de colores otoñales que tapizan el paisaje; pronto el frío, la lluvia, la humedad, comienzan a hacer su trabajo.
Es el tiempo de cuidar lo que podría ser desechado para transformarlo en abono fértil, de cuidar amorosamente “lo que no sirve”.

Artesana y arteterapeuta. Egresada de la Primera Escuela Argentina de Arteterapia. En el año 2010 ingresó en la Fundación Vínculo, donde cursó la carreras de Pensamiento Junguiano, Maestría en Pensamiento Junguiano y la Coordinación de Grupos. Egresada de la Formación para la Vocación Humana. Trabaja coordinando talleres de arteterapia en distintos ámbitos, públicos y privados.


 

– Ingreso al link de Zoom desde el Aula Virtual –

– No requiere inscripción previa –

– Si aún no tenés habilitado el acceso al Aula Virtual completá el siguiente formulario:


 

Inscripción: